martes, 17 de mayo de 2011

Poema Mi padre El Inmigrante comparacion


o   Aparece en el siglo XX : Si

o   Son muchas las escuelas o movimientos, aunque tienen características comunes (cubismo, futurismo, expresionismo...):

Es incoherente, sin lógica y cambia con facilidad:
con un halcón sobre el hombro, en la penumbra de tus olivares:
marco de la conciencia, enigma de viejos muros, caída de la luz en la tristeza,
heno en la tarde, nubes de soledad, higueras de la noche en forma de esqueletos, mirada hacia la sombra del jaguar.              


o   Hay entremezcla de forma y contenidos:

Siempre te encuentro, oigo tu voz, en mi hora más secreta, cuando refulgen las gemas del alma, como heridas por la luz de los sentidos

o   Ruptura total  con la sintaxis, la ortografía, los signos de puntuación:

Los árboles ondulaban, ondulaban en la soledad de tu alma,
como un recuerdo de los siglos en el viento, como un recuerdo de las soledades del mundo,


o   Abuso de las imágenes oníricas (sueños):

Ahí te acogían, y ahí estaba tu noche. Tú venías, venías con tu vida y tus recuerdos, con tu voz y tus pequeños papeles amarillos, con tu alegría y tus angustias, pero nadie sabía de dónde venías.              

 o   Rasgos de la lírica vanguardista.

Revolución en los contenidos:

o   Deben escribirse versos cargados de compromisos: Injusticia, subdesarrollo, marginación

Te señalo en el mediodía de la angustia,              
Entre árboles y espinas y cigarras,
entre lenguas de fuego bajo el sol,              
ahí donde un caballo anda por nuestra tristeza,
y cae, y muere, con los ojos abiertos hacia el cielo.              
Te señalo en la soledad de danzas ilusorias,
de corrientes perdidas, de sutiles serpientes,              
cuando la hora tritura sus cristales y espejos,
y las aves huyen del gran pozo de fuego,              
donde estalla la fruta, la espiga, la corteza,
donde la calavera brilla sonoramente              
en su amarilla frente
que lamen aguas tibias,
que llaman voces roncas,              
ecos de las cavernas.
Y todo cae en el silencio de la tierra,              
de la tierra roja con grandes hormigas rojas,
que lentamente avanzan por sus claras ciudades,              
con su pesada carga de circulares hojas.


o   La angustia existencial: el hombre está más preocupado por lo que vive que por lo que es.

El hombre siempre solo, con su mirada, suya, con sus recuerdos, suyos, y con sus manos, suyas. El hombre interrogando a sus calladas sombras. Escucha: yo te llamo desde mis soledades, desde mis suspirantes comarcas de palmeras,
abiertas a los signos luminosos del cielo.          

o   Presenta doble personalidad: una personalidad ilegible, elitista y otra que es más legible. XXVII

Lo que siento en mi sangre como un reloj de arena,              
cerca de algún retrato, del hilo y del salero;
lo que escucho en mi sangre como un rumor del día,              
cuando una mariposa de la noche
viene a besar la sombra de nuestro corazón;              
lo que escucho en mi sangre como acordes de luto,
cuando todo se apaga y todo es un ayer,              
con rostros, con cenizas y manos en la sombra;
lo que escucho en mi sangre como grano que cae              
en la penumbra de los aposentos,
donde el espejo de hundida confidencia              
destruye vanamente las máscaras del hombre:
lo que escucho en mi sangre como flautas del sol,              
cuando mis hijos danzan en torno a mi existencia
como en una lejana colina de vendimias;
cuando el pensamiento transforma mis secretos               
en abismos de yedras,
y reclino mi frente sobre el vino nocturno;              
cuando siento mis pasos en la tierra,
y cuando digo: tierra,
y sé que estoy aquí iluminándome,              
amándola y oyendo su mandato, que es el existir,
es lo que desciende en secreto hacia mi muerte:              
rumor que me sostiene y me dibuja
en mi retrato antiguo.

o   Revolución en las formas.

o   Rompe con sintaxis y la ortografía:

Aún mi madre contempla tu retrato
y en su cabello blanco se hace un lejano resplandor.              
Aquí en la tierra estoy, aquí en la tierra,
y en tu muerte, disperso en mis sentidos.              
Y persisten los ojos, las brasas del peligro
y el hábito de andar por los sonidos,              
por la humedad, la risa, las tinieblas,
donde las lumbres danzan              
como reminiscencias de muertos familiares.


o   Uso del verso libre (versolibrismo): Acentos libres, ritmo interior, sin rima

Tu aldea en la colina redonda bajo el aire del trigo,              
frente al mar con pescadores en la aurora,
levantaba torres y olivos plateados.      


o   No se une la estrofa tradicional: se usan unidades de expresión rítmica.

Tú eras el que contestaba sin que nadie te llamara.
¿Quién te llamaba? ¿Acaso ibas entre fantasmas?              
¿O estaba tu memoria poblada de fantasmas?
¿O huías de algo tuyo, de algo que dentro de ti aborrecías?              
Insectos peludos se acercaban a tus piernas,
víboras, escorpiones, gusanos como pájaros              
recién salidos del huevo, animales con llanto, dientes con fuego.              


o   La base del contenido es “lo irracional”  Cada palabra tiene varios contenidos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada